En esta sección te compartiremos la guía para que realices el taller Caballito de Mar, con el fin de contribuir a la valoración de nuevas masculinidades y propiciar  la resignificación de los imaginarios sexistas que alimentan violencias basadas en género.

Pasos

  1. Caballito de Mar debe jugarse con un facilitador o docente que acompaña y dinamiza el desarrollo de cada uno de los retos o reflexiones. El facilitador (a) deberá propiciar que en cada casilla se genere la posibilidad de conversación con los y las participantes.

Número mínimo de participantes: 6

Número máximo de participantes: 20

Se sugiere la realización previa de un ejercicio “rompehielo”.

Opción: ¿Cómo me llamo, cómo me muevo?

Los (as) participantes se hacen en una ronda y cada uno (a) deberá decir su nombre acompañado de un movimiento corporal que el resto deberá repetir.  Por ejemplo: “Mi nombre es Carolina (al mismo tiempo realiza el movimiento)” y así sucesivamente hasta terminar la ronda. Luego todos (as) repetirán la acción imitando el movimiento de cada uno (a).

  1. Se recomienda conformar dos (2) equipos de 3 o de 10 jugadores (as).
  1. El juego inicia con el equipo que saque el mayor número al arrojar un dado.
  1. Cada miembro de los equipos tendrá la oportunidad de lanzar el dado. El orden de participación lo define cada grupo.
  1. Un representante del equipo que haya sacado el mayor número, tirará el dado que indicará a su vez el número del reto o reflexión a que corresponde.
  2. El juego termina cuando se cumplan todos los retos y se sumen los puntos alcanzados por cada equipo.

 Recomendaciones:

  • El facilitador (a) procurará utilizar un lenguaje inclusivo.
  • Para las casillas que requieren control de tiempo, el facilitador(a) dispondrá de un cronometro.
  • Aunque se conforman dos equipos, la idea no es promover la competencia sino la reflexión en torno a las temáticas abordadas.

ACCIONES PARA EL JUEGO CABALLITO DE MAR

Número 1. Comparte con los demás cuándo fue la última vez que lloraste y por qué.

Facilitador (a): Llorar hace parte esencial de nuestra vida y todos tenemos derecho a hacerlo. Los hombres también podemos llorar. Se abre el espacio para la reflexión.

Número 2. Abraza a tus compañeros del equipo contrario.

 Facilitador (a): Los hombres podemos expresar nuestro cariño. ¡Un abrazo siempre cae muy bien! Se propicia la reflexión acerca de la expresión de la afectividad entre los hombres.

 Número 3. Inventa una pequeña coreografía y compártela con tus compañeros.

Facilitador (a): ¡Bailar sí es cosas de machos y es una forma maravillosa de expresarse! Se propicia la reflexión sobre los roles que se han definido como masculinos y femeninos.

Número 4.  ¿Eso es pa´ mujeres? Dramatizado que expone la división de las profesiones y oficios por razones de género.

Facilitador (a): Recuerda que no hay profesiones para hombres o para mujeres; podemos dedicarnos a lo que nos guste y nos haga felices. Se abre la reflexión sobre la brecha laboral de género, los oficios del cuidado y la división de roles estereotipada.

Número 5. ¿Has escuchado la frase “Parece una niña”? ¿Qué opinas de eso? Proyección de video Like a girl.

Facilitador (a): Se abre la reflexión sobre el hecho de que niña o nena sea un insulto.

Número  6. Los niños de azul y las niñas de rosado ¿Crees que esto importa?

Facilitador (a): Los colores no tienen género. Disfruta de la diversidad y ponle color a tu vida. Se abre espacio para la reflexión sobre ese asunto.

Número 7. Completa la frase: “Los hombres son de________ y las mujeres de la _______ (Calle y casa) ¿Qué piensas?

Competencia de trapeado o barrido. En 30 segundos representantes de cada equipo  deberán barrer una zona del lugar al ritmo de la música.

Facilitador (a): Se abre la reflexión acerca del trabajo doméstico y el rol de los hombres en este escenario no como apoyo, sino como responsabilidad.

Número 8. Toma el pote de la mascarilla y aplícala a un compañero del juego. Mientras el jugador (a) aplica la mascarilla a un hombre del equipo, se le pide compartir su opinión sobre la premisa de que no es de hombres cuidar su cuerpo.

Facilitador (a): Se abre la reflexión acerca del tema del cuidado como relato femenino y lo que eso significa para los hombres.

Número 9. ¿Crees que los bebés deben ser cuidados solo por la mamá? Representantes de cada equipo deberán cambiar un pañal a un muñeco bebé en un (1) minuto (se usa salsa de chocolate y pañitos húmedos para limpiar).

Facilitador (a): Se reflexiona sobre la paternidad y la provisión de afecto paterno.

Número 10. Si la mujer juega fútbol es… Completa esta frase usando una palabra que generalmente se utilizaría en la hegemonía patriarcal masculina. Hagamos la sexta con el balón.

Facilitador (a): Recuerda que no hay deportes para hombres o para mujeres. No importa lo que digan, si lo disfrutas ¡Practícalo!   Se abre el espacio para hablar de sexismo y deporte.

Estos y otros retos y reflexiones ligadas a la cocina, el sexismo benevolente, los refranes, el cuerpo,  entre otros; hacen parte de este taller dirigido a público general. Solicítalo aquí e iremos a tu institución, grupo o empresa.

Contáctanos


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.